Tipos de arrendamiento ¿Cuáles son?


Rate this post
 ¿Ya sabes cuál es el tipo de arrendamiento que te conviene? Aquí podrás informarte sobre la diferencia entre los arrendamientos puros y los financieros ¿Quién no querría un buen crédito para la adquisición de sus bienes? ¡Sigue leyendo!

¿Qué es el arrendamiento financiero?

Este es un tipo de arrendamiento que no tiene como objetivo vender bienes, sino únicamente facilitar un servicio financiero.

En esta modalidad participan tres elementos: el primero es el usuario que quiere adquirir un bien, el segundo es el proveedor de los bienes y el tercero es la entidad financiera que compra dicho bien para cederlo por un período limitado. Incluso, hasta se te ofrece la alternativa de adquirir el producto que te estén financiando.

 Tipos de arrendamiento

Para todo hay diversidad y en el caso de arrendamiento, no hay una excepción. Dependiendo de tus objetivos como inversionista o proveedor de bienes podrás decidir qué camino escoger. Cuentas con dos alternativas: arrendamiento puro y arrendamiento financiero. Checa cuál te conviene a continuación.

Arrendamiento puro

➡El arrendamiento puro es un contrato donde el propietario (arrendador) otorga el uso o goce del bien o activo por un tiempo determinado al arrendatarioy se estipula que este (arrendatario) jamás será el propietario del bien.

En este tipo de arrendamiento los pagos de la renta se hacen cada mes. Una vez finaliza el contrato se tiene que devolver el bien, ya que la obligación del contrato desparece. Tienes que saber que uno de los beneficios de esta opción es que tienes un ahorro equivalente a la tasa del Impuesto sobre la Renta.

No obstante, no podrás adquirir el activo en ningún momento, a diferencia del arrendamiento financiero. Así que si quieres apropiarte de los bienes que utilizas y tienes arrendados con el tiempo, este no es tu tipo de opción.

Aun así, no olvides que tus dolores de cabeza relacionados a los gastos por mantenimiento y el pago de seguros desaparecerán con esta alternativa.  

Arrendamiento financiero

➡El arrendamiento financiero es un esquema de renta donde se firma un contrato desde el inicio y regular incluye la clausula con posible opción a la compra del bien rentado.

Dentro de dicha modalidad se encuentra el arrendamiento mobiliario y el inmobiliario. En el primer caso se aplica la financiación para equipos o maquinaria con una duración mínima de dos años. Para la segunda alternativa puedes optar por la renta de oficinas, locales, complejos industriales con una duración de 10 años, para empezar.

¿Querías comprar un activo por un precio inferior al original? ¡Entonces este es el tipo de arrendamiento indicado para ti! Además, si deseas prorrogar el contrato, esta opción te lo facilitaría al instante.

¿Cómo elegir el arrendamiento que más me conviene?

Ahora bien, ¿en qué categoría crees que calzas a la perfección? Todo depende del uso que le quieras dar a tu línea de crédito.

Por ejemplo, un arrendamiento puro te beneficia si eres una persona física con actividad empresarial o profesional. Asimismo, te funciona sin importar que tu empresa sea pequeña o grande, siempre y cuando la finalidad sea la de reducir las cargas fiscales.

👉Además, con arrendamiento puro puedes financiar la totalidad de la inversión, tener flexibilidad en los plazos y mejor apalancamiento. Por el lado administrativo, contarás con un registro contable simple, una renovación tecnológica cada tres o cuatro años, incluyendo vehículos en mal estado.

👉En cuanto al arrendamiento financiero, no se utilizan recursos propios a la hora de adquirir bienes. El arrendatario cuenta con beneficios fiscales y contables de los bienes; además deduce la totalidad de intereses pagados para gastos financieros.

👉En este caso el IVA total se paga durante el plazo del contrato y acorde a la cantidad que establezcan las rentas. Se toma en cuenta para este arrendamiento: mantenimientos, servicios, seguros, gasolina, vehículos, entre otras cosas.

En conclusión…

¿Ya sabes qué tipo de arrendamiento te funciona mejor? Crea proyectos sin temor a no alcanzar tus expectativas con las ayudas financieras que existen actualmente. Tan solo imagina tus propias oficinas si deseas abrir un negocio, equipos siempre actualizados, vehículos funcionales al 100% ¿No sería fantástico?

No pierdas la oportunidad de ganar flexibilidad para pagar tus arriendos y, además, cuenta con la opción de adquirir todo definitivamente al final. Sin importar los muebles o inmuebles que necesites, o el tamaño de tus proyectos, ¡todo está en tus manos!