Tarjeta de crédito: 7 reglas  para no endeudarse


Según datos de la Asociación de Bancos de México (ABM) la tarjeta de crédito es el medio de pago que más utilizan los mexicanos.  Hasta marzo del año pasado se registraron un total de 25.4 millones de plásticos emitidos por todas las instituciones financieras, sin embargo el hecho de poseer una  tarjeta de crédito no significa que se utilice de forma correcta.

Todos nos hemos preguntado alguna vez si existe la forma ideal de mantener el control de una tarjeta de crédito sin que ésta nos llegue a causar problemas.  Pues de que existe, existe, sin embargo, todo lo que le pase a nuestra línea de crédito y sobre todo al historial crediticio depende de uno mismo. Aquí te dejamos 7 reglas básicas para  que las deudas no te sofoquen y  logres sacar el mayor provecho posible de tu línea de crédito.

  1. No compres con tu tarjeta de crédito más de lo que puedes pagar 

Si bien  es cierto que la tarjeta de crédito funciona como una alternativa de pago cuando en el momento no contamos con el efectivo es un hecho que  la línea de crédito no debe ser utilizada como dinero extra.  El punto más básico del no endeudamiento es precisamente éste, no se debe adquirir lo que no se puede pagar.

  1. Busca MSI y paga en tiempo y forma

Un truco infalible para evitar endeudarte con tu tarjeta de crédito es comprar a MSI. Los meses sin intereses funcionan de la siguiente manera:

** Cuando realizas una compra, supongamos de $10,000 con una promoción, a 6 meses sin intereses significa que el saldo total (Es decir, los $10,000) se dividirán entre 6 meses, dando como total:

$10,000 / 6 = $1,666.67

Esta cantidad deberás pagarla sin falta ni retraso antes o en tu fecha última de pago. De no ser así, se agrega un interés al monto que se adeude y de nada habrá servido la promoción.  Si eres una persona que lleva bien sus cuentas y no te retrasas en tus pagos, ésta es una forma de no generar interés y evitar endeudamientos, siempre y cuando puedas cubrir el pago de la mensualidad.   Estas promociones se presentan a veces por parte de tu banco o por parte de las tiendas. No dudes en aprovecharlas.

  1. Paga antes de tu corte

Una tarjeta de crédito funciona de la siguiente manera: Puedes utilizar su línea de crédito por aproximadamente 28 a 30 días  sin que te generen intereses, pues estos se generan al momento de que se realiza tu corte.   Veamos un ejemplo:

Imagina que tu fecha de corte es el dìa 16 de cada mes.  Eso significa que lo que compres del dìa 16 al 15 del siguiente mes y liquides dentro del mismo límite de tiempo no te generará ningún tipo de interés, pagarás sólo lo que compraste y esto ayudará a reflejar un buen Score en tu historial crediticio.

  1. No pagues el mínimo

Uno de los grandes errores que se cometen al momento de utilizar una tarjeta de crédito es el pagar el saldo mínimo de la misma.  No es que esté mal hacerlo una vez, pero si tu tarjeta de crédito sobrevive gracias al pago mínimo déjanos contarte que estás alimentando una deuda enorme.  Te explicamos por qué.

El pago mínimo de la tarjeta de crédito en realidad es un cálculo que el banco realiza para poder pagar las comisiones que se te están cobrando por  el uso de tu plástico, más el pago de tus compras a meses sin intereses (En caso de que las hayas realizado), es decir, un mínimo porcentaje, entre el 2 y 4% de ese pago mínimo se va  a deuda capital, el resto es sólo el pago de mantener tu tarjeta y es un aviso al banco que sigues usando el servicio y que tienes la intención de seguir pagando.

Mientras tanto lejos de disminuir tu deuda, esta irá aumentando cada mes, ya que los intereses se calculan sobre el monto que va quedando rezagado en tu tarjeta de crédito sin importar el importe que hayas abonado a la misma.

  1. No aceptes extensión de línea de crédito cuando ya estás cerca del tope de la actual

Algunos bancos les da por ofrecer extensiones de línea de crédito cuando ven que ya te acercas al tope de la tuya, esto con la intención de qué sigas realizando compras.  Si ya estás muy cerca de rebasar  el tope de tu línea de crédito es  recomendable que antes de aceptar un aumento de la misma,  reflexiones acerca del por qué has llegado a ese punto:

  • ¿Han sido compras/pagos necesarios?
  • ¿Puedes solventar el pago de las mensualidades que tienes hasta el momento si ningún problema?
  • ¿Desde hace cuánto tienes la tarjeta de crédito al tope?
  • ¿Qué te gustaría hacer con la línea de crédito que te están ofreciendo? ¿Lo necesitas? ¿Te es útil? ¿Lo puedes pagar?

Una vez que te respondas estas preguntas considera si te es viable un aumento en tu línea de crédito o si con ella sólo te endeudarás mes.  Nosotros te sugerimos liquidar tu deuda actual y volver a utilizarla después, de ésta forma no generas mayores intereses y mantienes un buen historial crediticio en Buró de crédito.

 6. No prestes tu línea de crédito

¿Alguna vez te han pedido prestada tu línea de crédito? Es común que ahora que el dinero ha cambiado de formato, ya no te pidan prestado efectivo, sino tu línea de crédito.  Ya sabes, el típico Cómpralo y yo lo voy pagando”…  ¡Grave error!

Nunca prestes tu línea de crédito a nadie, recuerda que sólo tú tienes el control de lo que puedes y no pagar, por lo tanto si alguien a quien le hayas prestado tu tarjeta de crédito te queda mal en los pagos,  significa que es un cobro más que ya sale de tu presupuesto lo que puede generarte una deuda.

Además de ello, si la persona que te lo pide pretende pagar sólo el precio de lo que le ha costado el servicio o producto, significa que tú  pagarás los intereses del mismo, evento que también saldría de tu presupuesto.  Nuestra recomendación es que nunca prestes tu tarjeta de crédito, pues al igual que un  crédito de casa, o auto es personal y sólo quien lo adquiere obtiene la penalización por los adeudos.

  1. No olvides tus fechas de corte y pago

Pasa que en ocasiones se nos olvida pagar la tarjeta de crédito en el momento en que se solicita, si bien sólo son uno o dos días debes saber que éste hecho ya te ha generado intereses, y por ende aumentarán el pago de tu mensualidad y tu deuda.

Lo mejor para evitar este tipo de contratiempos es armar tu calendario de pagos.  Si eres muy formal lo puedes llevar en una agenda, si eres más apegado a la tecnología puedes programar tu celular para que te anuncie el evento. No hay enemigo más grande de las deudas que una persona organizada.

Como puedes ver existen diversas formas que te pueden salvar de una deuda con tus tarjetas de crédito, a estas sumales la posibilidad de contar con una tarjeta de crédito sin anualidad o con opciones a pagos diferidos.  Tómalas en cuenta y notarás una diferencia en tus saldos mensuales.