Préstamos en efectivo ¿Qué tan buenos son?


Rate this post
No todos los créditos se consiguen en el banco ¿Los sabías? Existen los llamados créditos en efectivo que si bine pueden sacarte de un apuro, también pueden hundir tus finanzas. ¡Vamos a averiguar más acerca de ellos!

¿Qué son los créditos en efectivo?

Los llamados “créditos en efectivo” son préstamos que realizan familiares, amigos, usureros, casas de empeño o bancos y que en general refieren a cantidades “menores”, de entre 200 o 800 mil pesos como máximo; al respecto cada banco establece su límite, y ¡cada pariente o amigo también! Como ejemplos podemos mencionar que el banco HSBC considera 280 mil pesos como límite máximo, Citibanamex 500 mil pesos, y Bancomer 750 mil pesos.

Respecto al uso del préstamo podemos imaginar que la situación conyugal de cada quien es central pues la responsabilidad -y “estilo” de vida- del soltero es diferentes al del casado. En otras palabras el casado seguramente usará los fondos para atender asuntos de hijos o esposa, para comprar muebles o aparatos electrodomésticos, pagar colegiaturas o comprar libros y cuadernos, etc.

La prioridad del soltero posiblemente sea comprar ropa nueva, viajar o equipar su coche con un motor especial… en realidad cada quien ameritaría un análisis especial para un prestamista.

Requisitos de los créditos en efectivo con una institución financiera

Independientemente del límite que fija una institución financiera debemos mencionar que los requisitos usuales son:

El monto del crédito en efectivo también dependerá del ingreso mensual, y se puede mencionar que el banco analiza cada caso “por sus propios méritos”. Posiblemente parientes y amigos pidan menos requisitos pero los “amarres de lealtad o sentimentales” son mayores. Respecto a los usureros… no hay reglas claras como sabemos, y no es el crédito que un experto en finanzas recomendaría.

Finalmente podemos agregar que antes de recibir el préstamo el interesado siempre debe considerar si la tasa de interés es fija o no, y si no lo es ¡comentar y estudiar muy bien los riesgos correspondientes! Segundo, el interesado debería analizar si el plazo es razonable o suficiente para pagar y cumplirlo sin problemas, y tercero realizar algunos cálculos con el Costo Anual Total (CAT) del propio banco para entender el monto de los pagos acordados (mensual, trimestral, semestral o anual).

¿Has pensado qué monto podría manejar?