¿Por qué no soy sujeto de crédito?


Rate this post
Si estás pensando en adquirir una casa, un auto o invertir en algún proyecto debes tener buenas relaciones con tu banco. Que te vean como un individuo de bajo riesgo a nivel financiero te beneficia.

No obstante, si al pedir un préstamo te es negado, empieza a analizar cómo estás manejando tu economía y allí encontrarás las respuestas. Para ello también te puedo ayudar para que reflexiones un poco sobre qué podría andar mal y por qué no eres sujeto de crédito ¡No pares de leer!

¿Qué se necesita para ser sujeto de crédito?

Se requiere de una serie de características para que el banco mire con buenos ojos tu solicitud de crédito. Evita hacer trámites que serán rechazados y reflexiona si cumples con estos criterios para que tu préstamo sea aprobado fácilmente.

·         Experiencia crediticia: solo basta con que tengas a la mano tus mejores cartas de presentación con el pago de tu celular o una TDC pequeña; cosas por el estilo. Si te comportas de manera correcta con préstamos financieros pequeños tendrás un historial crediticio comprobable y una demostración de que eres buena paga.

·         Capacidad de pago: al ser una persona física debe ser fácil para ti comprobar que tienes ingresos suficientes para destinar una parte siempre a tus préstamos.

·         Paciencia: no asistas en cortos periodos de tiempo a diferentes entidades bancarias a pedir créditos. Espera al menos un mes entre cada solicitud porque quedarás fichado como un desesperado y eso no le gusta a los bancos.

Razones por las cuales no soy sujeto de crédito

Tener una buena hoja de vida con el banco vale muchísimo la pena. Los créditos te permitirán alcanzar tus metas y lograrás mayor independencia. No obstante, si no adquieres una conciencia sobre la administración de tu dinero y tus deudas, tus sueños se verán truncados. Aquí varios aspectos por los cuales podrían no otorgarte un crédito:

·         Antigüedad en tu domicilio y empleo: si tienes menos de 6 meses viviendo en tu actual residencia y menos de un año en tu trabajo, es mejor que vayas buscando otras opciones para adquirir tus bienes. Esperar a que se cumpla un tiempo prudencial es una gran opción.

·         Capital inicial: los bancos siempre te exigirán que cubras un saldo inicial en cualquier crédito que pidas. Este dinero debe salir de tu bolsillo, lo cual incluye pagar varios requisitos como la solicitud de la apertura del crédito, entre otras cosas.

Otros factores a continuación son:

Mal historial crediticio

En tu Buró de Crédito existe un documento que registra todos los créditos que has solicitado. Determinará si eres un sujeto de crédito, lo cual entrará en duda si tienes deudas y si no eres puntual con tus pagos.

No puedes comprobar ingresos

Sin importar que seas un empleado convencional o un trabajador independiente, siempre debes justificar tus ingresos. En el primer caso deberías agregar recibos de nómina, estados de cuenta o cartas patronales. Para el segundo caso sirven desde notas de compras hasta fotografías de mercancía.

Si no te tomas el tiempo de reunir todos estos documentos, o de plano no los tienes, no eres una opción tentadora para el banco si de créditos hablamos.

No percibes los ingresos mínimos

Debes contar con unos ingresos factibles para que puedas cumplir tanto con la cuota inicial como con las restantes. El banco deducirá qué tan realista es concederte el préstamo.

Un factor de ayuda es no tener hijos, otras cargas familiares u compromisos, el banco tendrá certeza de que cumplirás a cabalidad con los pagos a tiempo. Tus egresos serán menores.

H3 No cumples con la edad requerida

Si tienes una edad muy avanzada será más difícil que te otorguen un préstamo a largo plazo, a menos que presentes un aval. Dicho trámite hará responsable a otra persona de tu deuda con el banco, pero debes tener buen foco para que no se trate de alguien irresponsable ¿Quién se hace cargo de las deudas de otros?

Tienes deudas por pagar

Es lógico que el banco no te va  a prestar nada, si ya le debes dinero hasta al lechero. Las entidades investigarán cada movimiento financiero referente a ti y verán con toda trasparencia qué tan probable será que devuelvas lo acreditado.

Cuenta notablemente si eres buena paga, si lo haces en los tiempos destinados y qué tipo de deudas tienes. Cualquier detalle en tu contra disminuye tus probabilidades.

En conclusión

Un préstamo bancario es accesible para cualquier mortal. Solo se requiere una serie de valores que te permitan ser naturalmente responsable, puntual y consciente de los efectos positivos de un crédito en tu vida.

 

Podrás alcanzar tus sueños y tus comodidades limpiamente con tu esfuerzo. Así que tómatelo con calma y dale prioridad a tus objetivos. También ordena tus movimientos financieros y si tienes deudas, ¡sal de estas lo antes posible!

 

No se te ocurra entrar en la lista negra de los bancos; y si te estabas preguntando por qué no eres un sujeto de crédito, es momento de hacer algunos cambios.