¿Por qué deberías de cuidar tus datos personales?


Rate this post

En México, el delito de robo de identidad va en aumento día con día, según datos del Banco de México, nuestro país ocupa el octavo lugar a nivel mundial en este delito; en un 67% de los casos, el robo de identidad se da por la pérdida de documentos, 63% por el robo de carteras y portafolios, y 53% por información tomada directamente de una tarjeta bancaria.

Según la Comisión para la Protección  y Defensa de los Usuarios de Servicios Financieros (Condusef) que los usuarios de la banca tardan 100 días en percatarse que fueron víctimas del robo de identidad.

Toma en cuenta que el robo de datos puede perjudicar tu historial crediticio

Crees que es una exageración y que no deberías de preocuparte por cuidar tus datos, buenos, según estudios internacionales de algunos corporativos señalan que, cada dato robado de tarjetas bancarias cuesta alrededor de 10 dólares y un expediente médico llega a valer hasta 10 mil dólares. Pero por qué tanto, seguramente te preguntaste, bueno, porque con esa información se pueden cobrar transacciones para cobrar seguros, pensiones y tener servicios médicos.

Como ves es importante que cuides tus datos, evita ser blanco de la delincuencia.

Recomendaciones

1.- No ingreses nombres de usuario y contraseñas en sitios desconocidos.

2.- Lee los anuncios de la política de privacidad de las empresas donde dejas tus datos.

2.- Evita compartir información financiera, sobre todo fecha de vencimiento y número de seguridad de la tarjeta.

3.- Utiliza sólo las páginas electrónicas que cuenten con certificados de seguridad.

4.- Lleva un control de las aplicaciones donde dejas los datos de tu tarjeta de crédito o débito, en palabras coloquiales.

5.- Presenta una denuncia, en caso de extravío  de documentos personales.

6.- Evita proporcionar datos personales a encuestadores vía telefónica.

Te cuento; una amiga hace poco tiempo me pidió ayuda pues, al solicitar una tarjeta de crédito el banco se la negó porque tenía dos deudas con mala calificación; un crédito hipotecario por 2 millones y una tarjeta de crédito con deuda por 80 mil pesos. Pero, ella por supuesto, ella no reconocía las deudas y afirmaba que sus ingresos no daban para tener deudas por esos montos. El dato raro que visualizó en sus datos fue la dirección. Así que, hizo la aclaración correspondiente. Afortunadamente procedió.