Morosidad ¿Por qué caemos? ¿Cómo evitarla?

morosidad

El mayor temor de las personas que adquirimos un crédito en algún momento de la vida, cualquiera que este sea, es llegar al punto donde un problema de salud o trabajo ya no no permita ser puntuales en nuestros pagos y para pronto terminemos en un problema de mora. De acuerdo a la Condusef, si todo problema similar y sobreendeudamiento se puede evitar… entonces ¿Por qué caemos en morosidad?

 ¿ Qué es la morosidad ?

La morosidad se refiere a un estatus de mora. Esta es el atraso en el cumplimiento de una obligación, en el caso de los créditos supone la suspensión consiente del pago periódico del mismo.

Cabe destacar, sin embargo que no todo atraso supone una mora, puesto que cada institución financiera determina cuando debe catalogarse como tal, y por lo general esto sucede cuando el atraso excede los tres meses, o tres periodos sucesivos cualquiera que sea la frecuencia de pago o bien, cuando el crédito ya excedió la fecha en la que debió ser liquidado por completo.

Principales causas de la mora

Aunque la circunstancia final sea la misma, existen diversas razones por las que una persona puede llegar a estar en morosidad.

a) Capacidad de pago rebasada

Esta es una causa muy común, donde las personas no analizan la capacidad de pago que tienen antes de buscar créditos o tarjetas de crédito. Lo ideal es que no se pague más del 50% del total de las percepciones mensuales en créditos de todo tipo: Esto incluye hipotecario, automotriz, personales, y tarjetas de crédito tanto bancarias como departamentales.

Lo mejor será hacer cuentas antes de adquirir un nuevo financiamiento y conocer si realmente se puede adquirir la responsabilidad o si en un futuro lo más probable es que se caiga en mora.

b) Emergencias e imprevistos

Muchas veces la causa de la mora es involuntaria totalmente, esto ocurre cuando ya tienes establecido un plan de pagos, que se adapta a tu capacidad de pago, tus necesidades y metas y si embargo, ocurre lo improbable: un accidente, problemas de salud, cambio de empleo entre otros.

Estos factores, que no pueden ser determinados ni en fecha ni en magnitud, pueden ser motivo atrasos consecutivos en las cuentas. Lo recomendable en este caso es acudir directo a la institucional financiera, platicar la situación y refinanciar el crédito. En caso de ser varios, quizá convenga unirlos en uno sólo. En caso de tener esta dificultado con una tarjeta de crédito dejar de utilizarla sería lo correcto y procurar dar al menos el pago mínimo de la misma.

c) Mora consiente

Este caso sugiere que el deudor reconoce de antemano que no va a poder cubrir el monto del crédito o de las compras en la tarjeta de crédito y sin embargo procede con las mismas. Este tipo de mora es totalmente consciente desde antes de que el crédito sea otorgado, está considerado dentro de la clasificación de fraude y sin embargo e muy común. y por lo general ocurre en créditos personales y tarjetas de crédito con montos que no rebasan los 100,000 pesos.

Lo que aquí se  debe entender es que al instalar tu nombre en el Buró de crédito con tales referencias se podrá estar perdiendo la oportunidad de acreditar para financiamientos mayores como una hipoteca o un crédito automotriz.

TIPS

Nosotros te recomendamos, para no caer en un estatus de mora, seguir estos sencillos consejos:

  • Evalúa tu capacidad de pago antes de solicitar algún crédito
  • Busca siempre el mejor plan de financiamiento. Para hacerlo puedes acudir a nuestro comparador de créditos  en linea
  • En el caso de las tarjetas de crédito procura siempre pagar más del mínimo
  • Si no tienes activos crédito hipotecario o crédito automotriz, lo ideal es que el, porcentaje de tu sueldo que se destina a pagos no rebase el 30%

 

 

 

 

  • Redes sociales