Los hábitos que te llevan a perder dinero


Hoy la posibilidad de llegar a casa y guardar el cambio de lo que nos ha sobrado en el día en el cochinito de los ahorros  es casi imposible.  Hoy podemos salir de casa con determinada cantidad de dinero y llegar casi casi de milagro porque en algún momento del día, lo gastamos. Y a veces suele pasara que en retrospectiva uno recorre el día, suma, resta, divide y pues no, simplemente la cuenta no sale y no sabemos en que se perdió el dinero. Aquí te vamos a demostrar que en realidad, si analizamos lo que hacemos con mayor detalle, encontraremos los hábitos que te llevan a perder dinero de poco en poco hasta quedar con los bolsillos vacíos.

Examinando los hábitos que te llevan a perder dinero día a día

Si nos ponemos a analizar bien el día nos vamos a dar cuenta de que  en realidad si salen las cuentas, simplemente existen actos que se realizan tan inconscientemente que no los tomamos en cuenta al momento de hacer la sumatoria total de lo que  hemos gastado.  Te dejamos aquí la lista de pequeñas acciones que te garantizan que terminas la quincena sin un peso en la bolsa, es decir, los hábitos que te llevan a perder dinero día a día.

Los gastos hormiga

Este punto es super común,  y quien diga que no le ha pasado, seguramente miente.  Los gastos hormiga son esas pequeñas compras que se hacen más por impulso que por necesidad.  Se caracterizan por ser pequeñas y por no representar en su forma individual un problema a la economía pero que sin embargo, la suma de todo lo gastado en ellas resulta en una suma considerable de dinero.

Aquí entran esas ocasiones  en las que vas caminado y si se atraviesa un puesto de dulces, compras,  ese souvenir barato, el redondeo del Oxxo, los kleenex, los chicles y todas esas pequeñas cosas que en realidad no notas pero que , sin embargo, te van dejando  con cada vez, menos dinero del que disponías.

Ser despectivo con el cambio

Ese hábito tan cruel de ver feíto  las monedas de a peso  por sonoras y pequeñas es el error que muchos cometemos.  Aventarlas a un frasquito podría ser el inicio de un imperio,  y sin embargo no se ve como tal.

¿Por qué perder 10 monedas de un peso duele menos que perder un dorada de diez? Pues por la simple razón de que la mercadotecnia nos ha enseñado que valen menos, aun cuando en conjunto pueden tener el mismo valor que un billete.  Esto lleva a que nunca tengamos la precaución de guardar este tipo de monedas (y no se diga de las de 50 centavos) y con ello entre el “se perdió” y  el “no las utilizo” cada vez te sobra menos de tu quincena.

Siempre cambiar los billetes

Hay un dicho popular que dice “Si cambias un billete te gastas el dinero más rápido”,  y por extraño que parezca, esto es cien por ciento cierto. Al cambiar un billete de una denominación alta por varios de denominación más baja se pierde el control de los gastos.   ¿Por qué pasa esto?

Inconscientemente el cerebro, en un primer momento no analiza la denominación de tus billetes cuando abres tu cartera, sino que observa la cantidad de billetes que hay.  Es decir, a tu cerebro le emociona  más ver 10 billetes de $50.00 que uno de $500.00, lo que te hace sentir ese impulso comprador compulsivo que todos llevamos dentro,  terminas gastando 9 billetes de $50.00 y te quedas con un billete,  tal como al principio.

La triste historia inicia cuando el cerebro analiza la situación y se da cuenta que, en efecto, le queda un billete como al principio, solo que con un cero menos.

Utilizar en exceso la tarjeta de crédito

Una de las causas de que tu pago quincenal se vea reducido a casi nada es el pago de las tarjetas de crédito.   En México, en promedio se destina entre  el 10%  y el 18% del sueldo al pago de este rubro.

El creer que la tarjeta de crédito es “un ingreso extra” es un error fatal.  El comprar cosas básicas como la despensa, gasolina o pagar servicios con la tarjeta de crédito y dejar que generen intereses es un error que te lleva a incrementar la deuda de la misma al grado de tener que pagar  mensualidades muy elevadas.

Retirar más dinero del que se va a utilizar

Volvemos al cerebro chantajista,  si, ese que te obliga a recurrir a los hábitos que te llevan a perder dinero.  Cada que  vamos al cajero decimos “necesito –x- cantidad”, y por alguna razón terminas retirando más de lo que habías contemplado.  Este pequeño error puede hacer que termines la semana pobre, pobre, pobre.   Te ponemos un ejemplo:

Se cobran $6,000 a la quincena.  Necesitamos $3,000 pesos para cubrir nuestros gastos semanales, acudimos al cajero y decidimos que “por si acaso”, sacamos $1000,00  más.  Hemos retirado $4,000 en total.  Al finalizar la semana vemos que nos han quedado $1,000.00 que nuestro cerebro interpreta como extra,  cuando en realidad no lo son.

Gastamos esos $1,000 y la siguiente semana sólo podemos retirar $2,000 de los $3, 000 que necesitamos, lo  que nos deja en un déficit. Y lo que nos obliga a acudir a los préstamos, créditos, o tarjetas de crédito. Al final del dìa tenemos más pagos que hacer por haber sacado más de lo que necesitábamos.

Como puedes ver, si existen los hábitos que te llevan a perder dinero.  Es indispensable identificarlos y enfocarnos en contrarrestarlos. Es difícil separase de un hábito pero nunca es imposible.  Si lo intentas podrás ver beneficiado tu bolsillo y con ellos tu situación financiera.