Crisis en Estados Unidos ¿Cómo nos afecta?


Rate this post

Todos hemos oído el clásico “Si a Estados unidos le da gripa a México le da neumonía”, pero en realidad nunca nos hemos puesto a pensar que tan cierto puede ser este dicho popular. Hoy, a un año de la llegada de Trump a la presidencia del país considerado como más poderoso e influyente del mundo, nos damos cuenta que en realidad sí nos afecta. No es que no lo supiésemos desde hace tiempo atrás, sino que las consecuencias de la crisis en Estados Unidos actualmente se han visto potenciadas, veamos por qué.

A partir del año 2017, sin embargo, México se ha visto envuelto en una severa crisis de identidad al no sentirse conectado con el que durante mucho tiempo consideró el protector de sus intereses. Analicemos los puntos importantes que deben preocuparnos ante una posible crisis general por parte del vecino del norte.

Así nos afecta la crisis en Estados Unidos

  • El problema de la deportación

Como sabrás, el nuevo presidente del país de las barras y las estrellas considera que el futuro de su nación depende en gran medida de la expulsión de los inmigrantes. Esto puede resultar en un grave problema para nuestro país, ya que el 72% de los inmigrantes de Estados Unidos son de origen mexicano y los planes del presidente caen en la inminente deportación de éstos a tierra azteca.

Actualmente México enfrenta una de sus mayores crisis sociopolíticas, misma que se refleja en inseguridad y desempleo. Hasta abril de  2017,  5 de cada 10 mexicanos mayores de 18 años no contaba con un empleo, y de los que se encontraban laborando, sólo 1 de cada 4 lo hacía para el sector formal, si a este punto sumamos la posible deportación de más de 7 millones de mexicanos que se encuentran del otro lado de la frontera, estamos hablado de que México casi duplicaría las cifras del desempleo, situación que como  ya se ha confirmado, acarrearía una ola de inseguridad y delincuencia.

  • El comercio

Sin duda otra de las afectaciones severas que enfrentaría nuestro país dada la crisis en Estados Unidos sería la parte comercial. Por ser un país privilegiadamente cercano a Estados Unidos,  México cuenta con innumerables acuerdos comerciales con su vecino del norte, lo que ata el destino de su comercio a las condiciones financieras de su aliado. Conforme al TLCAN, Estados Unidos cuenta con una posición privilegiada en cuanto a sus otros dos lados del triángulo que conforman el tratado.

Siendo el principal transformador de los productos que le llegan, da pie al alza de precios, el posicionamiento o derrumbe de los aranceles y determina sobre todo la producción de sus vecinos fronterizos. México al ser el país de mayor producción primaria, y sin siquiera la posibilidad de soñar en la industria transformadora, depende en gran medida de los precios impuestos por Estados Unidos. Al ser su “único comprador” (El 83% de sus exportaciones van directo a este país) debe someterse al precio que se le quiera pagar, y al ser Estados Unidos su “único vendedor” debe someterse a los precios en los que se le desee vender, es decir, ante una crisis, la forma en que Estados Unidos recuperaría un balance en su situación financiera sería poniendo en severos aprietos a su aliados comerciales, sobre todo a aquel que no cuenta con industria que pueda competir con el gigante de América… México.

  • Las inversiones y las empresas

Ante la falta de cordialidad y diplomacia mostrada por el actual presidente de Estados Unidos con el resto del mundo, muchos inversionistas han decidido mover sus acciones o finalizar sus acuerdos comerciales con reconocidas marcas que se han visto afectadas por las decisiones del presidente Donald Trump.

Es el caso de Ford y General Motors, que ante la demanda del presidente vecino, y la amenaza de reevaluar y aumentar los aranceles a sus productos,  decidieron abandonar sus planes de construir sus plantas armadoras en nuestro país, lo que ha dejado a inversionistas varados y sobre todo a México con unos miles de empleos menos.

La actual crisis

Si bien sólo son tres puntos fundamentales, son los tres puntos estratégicos que pueden disparar una verdadera crisis que abarque todos los ámbitos: social, político, económico en México. Muy a pesar de que el  gobierno ha querido convencer a su vecino de que ha sido y podría seguir siendo un aliado estratégico y que la ruptura del vínculo económico y social sería una bomba destructora, Estados Unidos se ha mostrado firme ante las decisiones que ha tomado. Siempre para bien del norte y mirando poco los intereses no sólo de México sino de los países que en algún momento y mediante cualquier circunstancia han sido sus aliados, compañeros o socios.

Para resumir el cómo  es que nos afecta la crisis en Estados Unidos, debemos pensar en un efecto cadena que inicia con el aumento  generalizado de todos los precios, quiebra y recesión  de empresas,  lo que genera recorte  de personal y  por ende pérdida de empleos,  cese de pagos a créditos, lo que lleva a  emergencias bancarias y crisis de balanza de pagos.

Todo esto al final acarrearía una crisis que no sólo afectaría a México sino con el tiempo (Y no mucho tiempo) a América Latina, y al resto del mundo. Es cierto que Estados Unidos es un país que ha marcado tendencia a lo largo de los años que si este tropieza, en cadena irán tropezando más naciones en orden de acuerdo al nivel de dependencia que sostengan con la Nación de Trump.

Si lo vemos desde fuera, la crisis en Estados Unidos es una crisis que se ha difundido ampliamente en el ámbito mundial, no sólo en México. Sin embargo la magnitud en que afecte dependerá de cada país y  del grado de dependencia que mantengan con las ex trece colonias, así como de las políticas sociales, y económicas que se adopten para combatirlo. Si se adoptan las medidas correctas se podría estar abriendo una ventana de grandes oportunidades en medio de la crisis.

 

 

+ There are no comments

Add yours