5 errores comunes en las finanzas personales


Rate this post

Todos hemos tenido esos altibajos con la parte financiera de la vida, pero cada vez, con la situación económica que se vive actualmente,  todo error parece que se multiplicara causando un daño mayor. Queremos que cuides tu economía y  por ello que te decimos los 5 errores comunes en las finanzas personales que cometemos día a día, chécalos, evítalos y de hoy en adelante ¡Pierde menos y gana más!

5 errores comunes en las finanzas personales

Pocos son los que realmente admiten que se pueden cometer errores garrafales en las finanzas. Por lo general cuando se habla de dinero, las personas creen tener bien controlada esa parte de la vida, pero conforme analizamos el actuar de las mismas en lo cotidiano, vemos que existen puntos importantes, que si bien no se han tomado como errores, al corregirlos la economía personal podría dar un giro muy emocionante y ventajoso. Veamos cuales son estos  5 errores comunes en las finanzas personales:

#1 No hacer un presupuesto diario

Las personas que llevan un orden en sus ingresos y egresos son las que no se quedan cortos a fin de quincena. Si quieres evitar andar buscando el adelanto de la nómina o en el peor de los casos el crédito personal, procura hacer una lista con todos tus gastos del mes/quincena y distribuye tu sueldo en:

  • Gastos indispensables: Pago de servicios, renta, comida, transporte
  • Créditos: Pago de mensualidades de créditos, préstamos y tarjeta de crédito
  • Disponible: Lo que resta de tu sueldo divídelo en dos: inversión y gasto sin finalidad fija

#2 Las compras hormiga: 

Estas compras que siempre se nos atraviesan y que por más que se quieran evitar a veces es casi imposible. Ya sabes, los chicles, el chocolate, cualquier golosina en general. Pocos pesos que sumados dan una considerable cantidad de dinero.

Actualmente también se consideran gastos hormiga las suscripciones individuales a cuentas on line como Spotify o a la tv por internet, que si bien puedes compartir, quizá el ego interno te ha obligado a contratarlas en solitario. Aprietate el cinturón, dile adiós a los antojos,  cierra la cartera e invita a un par de amigos a compartir cuentas. Esto si bien no se nota mucho al principio, a la larga puede ser de gran ayuda.

#3 “Compre ahora, pague después”

Este tipo de promociones se volvieron muy populares hace un par de años, se trataba de que adquirieras algún producto o servicio e iniciaras el pago del mismo entre tres y seis meses después de la adquisición. Sonaba increíble, es cierto, lo triste de este punto es que la fugaz ola de compradores nunca planeó que meses adelante se vendría una deuda para la cuál claramente no estaban preparados.

Esas deudas de “Pague después” son deudas que inconscientemente el cerebro canaliza como “Ya lo pagué o ya me lo cobraron” por tener la mercancía en casa, por haber disfrutado el paquete vacacional o por  haber deslizado la tarjeta de crédito, cuando en realidad esto no es así. Y es sumamente frustrante que seis meses después llegue un estado de  cuenta con el cargo por algo que ya pasó o que en ocasiones ya ni se conserva. ¡Trata de evitar estas promociones a toda costa!

#4 No tener un fondo de emergencias

Las emergencias e imprevistos múltiples que pueden ocurrir en la vida cotidiana como un accidente, enfermedad, o cualquier otro gasto que deba cubrirse si antes haberlo planeado siempre termina mermando las finanzas si es que no se cuenta con un ahorro previo que ayude a solventar el gasto.

Esto sucede porque de alguna parte se debe tomar el efectivo y por lo general se solventa con dinero que  ya esta destinado para alguna actividad o a través de un crédito. Ambas respuestas causan un desequilibrio en la economía personal.

Por esta razón es de suma importancia invertir y ahorrar. No se trata de llevar una gran cantidad de dinero al banco o a la casa de bolsa, pero bien se puede hacer con un 10% del total del sueldo al mes. No es mucho, pero en un imprevisto suele ser muy útil.

#Gastar el dinero antes de recibirlo

Esto es super común, quien no ha dicho ¿Lo compro, de todas formas ya casi cobro? o ¿Lo pido y lo pago con la quincena?… Varias veces ¿Verdad?

Esto lejos de ayudarte te perjudica demasiado, como vimos en el punto 3, da un falso sentido de pertenencia que en realidad no existe. Además, el pago de esos productos o servicios depende de un pago que aún no llega y que bien puede varar por varias circunstancias como: descuentos, retardos en el pago o bien el despido. Lo más indicado es gastar hasta que el dinero ya se encuentra en la cuenta del banco y cuando ya se han realizado los pagos y gastos necesarios.

Si evitas estos 5 errores comunes en las finanzas personales, obtendrás mayor estabilidad en tu economía, llegarás con efectivo a la quincena y ten por seguro que aprovecharás más el dinero. ¡Inténtalo!